El tesoro de Yosemite ardiendo

La primera vez que vi un documental sobre el Yosemite,  este Parque Nacional de los Estados Unidos, decidí que no quería abandonar este mundo sin visitar esa maravilla de la naturaleza. Fué el primer “Parque” del mundo (1864), con sequoias gigantes y espectaculares rocas graníticas. Todos reconocemos al impresionante “El Capitán” aunque no tengamos ni idea de escalada.

Pues lo que parece ser la herencia que queremos dejar a nuestros descendientes en la Tierra, cada vez que arde un Parque Nacional o un Espacio Natural Protegido, cada vez que se declara un incendio de grandes dimensiones, nos aleja más y más de ese objetivo de continuidad de la Humanidad.

Este verano, el incendio del Yosemite, que aún está activo, lleva consumidas más de 160 000 hectáreas. El fuego, forma parte de la evolución natural de los ecosistemas, pero no de estas gigantescas dimensiones. Es posible que deba darme prisa en viajar al oeste de los Estados Unidos si quiero hacer realidad mi sueño de perderme en el Yosemite y disfrutar de tanta belleza, ¡ojalá me equivoque!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *